BLOG

El deseo se construye

21 abril 2021
El deseo se construye

 

Cuando empezamos una relación de pareja en plena fase de enamoramiento es fácil que todo vaya sobre ruedas: en general sonreímos más, estamos más relajados, tenemos muchas ganas de vernos y estar juntos, de compartir, de disfrutar nuestros cuerpos... Sabemos que la otra persona no es perfecta, pero los defectos todavía no han salido a la luz y, si lo han hecho, no nos molestan demasiado. No es magia: hay un cóctel químico en el cerebro que es el que se encarga de que esto ocurra.

 

Cuando la fase de enamoramiento termina y a nivel de química cerebral todo va volviendo a la normalidad, es cuando empieza la realidad de lo que será la relación. Los dos miembros de la pareja se descubren, con sus virtudes y sus defectos. Hay ganas de estar juntos y compartir, pero empieza a ser distinto. También hay ganas de seguir disfrutando en la intimidad del cuerpo del otro, pero también empieza a ser distinto.

 

Muchas parejas se desilusionan porque comparan su momento actual de la relación con aquella fase de enamoramiento tan intensa en todos los sentidos. Lamentan, entre otras cosas, que ya no se deseen como al principio. Y no solo eso, también que cuando por fin surge ese deseo, el sexo ya no es lo mismo.

 

Y es que suele pensarse que el deseo es algo que no está en nuestras manos, sino que debe surgir cuando realmente amas a tu pareja. Pero la realidad es que esto solo es un mito del amor romántico.

 

EL DESEO SE CONSTRUYE Y SE TRABAJA.
Hablando de forma general, el deseo se construye de dos formas:

1. Cuidando nuestra mente erótica.
2. Cuidando la relación de pareja.

 

Para lo primero ayuda mucho leer novela erótica o escuchar relatos eróticos, cuidar nuestra autoestima, conocer bien nuestro cuerpo... Todo esto, trabajándolo poco a poco y con el tiempo, hará que vaya aumentando nuestro deseo.

 

Para lo segundo, ya pasada la fase de enamoramiento, es bueno darnos cuenta de que podemos empezar a hacer aquello que hacíamos al principio: decirnos cosas bonitas, hablar mucho, divertirnos... En definitiva: DEDICARNOS TIEMPO DE CALIDAD.

 

Romper con la monotonía es algo que las relaciones estables y de larga duración agradecen mucho. Por ejemplo, organizar una cena romántica, un paseo por un lugar tranquilo sin hablar de preocupaciones o una escapada especial, idealmente en un hotel pensado para parejas. En este sentido, el hotel Mardenit reúne todo los requisitos para una experiencia inolvidable: allí podréis disfrutar de esa cena romántica, de ese paseo, de sus cuidadas habitaciones y de una maravillosa zona con jacuzzi en la que podréis estar a solas y desconectar, disfrutando también de una vista que os llenará de paz. No solo vais a recargar pilas, sino que vuestra relación tendrá la dosis de cuidado y mimo que merece.

 

No dejemos que las relaciones de parewja mueran solo porque pensamos que no son como el principio y que no podemos hacer nada para cambiar eso. La realidad es otra: está en nuestras manos volver a encender la chispa.

Irene Navarro, Psicóloga sexual. Valencia.

 

Ideas para un fin de semana de desconexión en pareja:

http://www.mardenit.com/es/experiencias/romantica-3.html

 

 

Boletin de noticias
Recibe un descuento en tu próxima experiencia
Estoy de acuerdo

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información aquí.

Whatsapp icon Whastapp